Está usted en ¿Cómo fue la pasión de Cristo?

1

2
3
7
6
5
7
7
7
7
7
7
7
7
7
7

Al descender el cuerpo, este quedó boca abajo con la cara izquierda apoyada en el suelo y cubierta por el sudario, según los científicos que estudiaron el Sudario de Oviedo. Esto fue así, para que el madero del patíbulo quedase por encima de las manos, y poder trabajar los clavos que salían por detrás, pues estaban remachados. (Figura 1)

Extrajeron los clavos, y retiraron el madero del patíbulo, operación que debió durar 3 cuartos de hora, desde las 5,10 a las 5,55 de la tarde. El cuerpo siguió en la misma postura y extremadamente rígido.

En esta postura fue bajado por la rampa con la cabeza hacia abajo y adelante; debido a la posición más baja de la cabeza le salía sangre edematosa por las narices y la boca, manchando el sudario que le cubría la cara. (Figura 2)

El sepulcro estaba a sólo 39 metros de distancia. Debió durar 4 ó 5 minutos. Al llegar se encontraron con la entrada principal. En la figura 3 muestro una fotografía de una de las entradas a los sepulcros del cementerio judío de Segovia, clausurado en el siglo XV.

En la figura 4 muestro  la entrada principal de una maqueta de la entrada principal al sepulcro de Cristo realizada por el autor, que, según san Cirilo, tenía un vestíbulo con una gran entrada al interior que permitía pasar sin agacharse.

Como el cuerpo iba rígido y con los brazos extendidos debido a la postura de la crucifixión, no lo pudieron pasar. Así que lo tuvieron que voltearlo, según la figura 5; la llaga del costado derecha, quedó hacia abajo, y salió lo que quedaba de sangre post mortal de la vena cava inferior, dejando un reguero de sangre en cinturón en la parte de atrás del cuerpo.

En la figura 6 muestro el interior de un sepulcro judío del siglo XV del cementerio judío de Segovia. Se puede apreciar que se hacían circulares y el techo abovedado, y cortado con picos.

En la figura 7 muestro maqueta de la antecámara sepulcra. Tallada circularmente y el techo abovedado. Al fondo se ve la pequeña entrada al sepulcro propiamente dicho, con la gran piedra redonda a su derecha para clausurar la entrada.

A la izquierda está la roca conocida como “piedra de la unción” donde fue depositado el cuerpo para prepararlo para la sepultura.

En la figura 8 se muestra fotografía de la piedra de la unción actualmente, en la entrada de la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén.

El cuerpo fue depositado en esta piedra para su preparación. No fue embalsamado ni lavado, estaba prohibido, solamente enderezaron sus miembros contraídos por la postura y rigidez lo que pudieron, quedando con la postura de la figura 9, obra del profesor Miñarro.

 En la figura 10 muestro una tumba judía con un añadido para depositar el cadáver, similar y más grosero que la tumba de Cristo.

En la figura 11 muestro fotografía de la maqueta de la cámara sepulcral de Cristo. Tenía un diámetro de 4 codos judíos (2,20 metros), según Arculfo en el siglo VII. En el norte estaba tallado el banco sepulcral con las dimensiones: 1,80 de largo, 0,90 de ancho, también según Arculfo. La distancia al suelo era de 0´60 según san Beda el Venerable. Por encima del banco estaba tallado un arcosolio según Arculfo.

A la derecha se puede apreciar la abertura de la pequeña entrada, que tenía unas dimensiones de 0´80 m. de altura por 0,70 m. de anchura, según Daniel (1106-1109).

En la figura 12 muestro fotografía de un nicho judío del cementerio segoviano. Probablemente el banco sepulcral de Cristo esté tallado en la misma forma. No es posible verlo porque está tapado por planchas de mármol.

Figura 13 mostrando cómo fue amortajado en el banco sepulcral con la sabana de lino (La Sábana santa de Turín). Esto debió ocurrir de 6,20 de la tarde a las 6,50.

Una vez cerrado el sepulcro con la gran piedra redonda antes mostrada de 1.000 kilos, Pilato mandó una guardia romana armada para vigilar el monumento durante tres días. (Figura 14)

A pesar de todas estas  medidas, el cuerpo, al cabo de esos días cuando se abrió el sepulcro, no fue encontrado.

El sepulcro en la actualidad, (Figura 15), el banco sepulcral está oculto por las planchas de mármol.

Juan Pablo II saliendo del sepulcro después de rezar en el. (Figura 16)

 

 
editorial homolegens youtube

© CARLOS LLORENTE 2010 - AVISO LEGAL - INFO@LAPRIMERASEMANASANTA.COM - DISEÑO DICA