Está usted en ¿Cómo fue la pasión de Cristo?

1

2
3
3
6
5
7

Llegaría primero Simón de Cirene con el patíbulo a cuestas, que entregaría a los verdugos, (carnífices).  Estos lo tomarían, y atando unas largas sogas en sus extremos, las pasarían por el orificio de unos motones o garruchos fijados en lo más alto del palo vertical. Tirando de los extremos de las sogas, subirían el madero a lo alto.

Llega Jesús víctima, que desnudan completamente, y lo sientan sobre la roca, poniendo su espalda contra el palo vertical (figura 1). Lo amarran con cuerdas a este palo para inmovilizarlo. Atan sus pies para que no se defienda con ellos (figura 2). Acto seguido bajan el madero horizontal aflojando las cuerdas, y lo colocan sobre sus hombros por detrás de la cabeza. Atan sus brazo al palo  horizontal para evitar se defienda y facilitar el enclavamiento.

  • Primera fase de la crucifixión: (figura 3) Dos verdugos, uno a cada lado del patíbulo, aseguraban que éste no se moviese al clavar en él. Un tercero tiraba de la mano con una cuerda atada en la muñeca, para presentar ésta en el orificio practicado en los extremos del patíbulo (figura 4). Un cuarto con un mazo grande de hierro golpeaba un largo clavo, que atravesando los huesos del carpo, pasaba por el  orificio practicado en la madera y lo traspasaba. Una vez clavado completamente el extremo que sobresalía por detrás lo remachaba.
  • Segunda fase: Inmediatamente dos verdugos izaban el patíbulo con Jesús clavadas sus manos (figura 5), mientras un tercer verdugo esperaba en lo alto de una escalera, a que el palo horizontal llegase a su altura para fijarlo, y asegurarlo con cuerdas en un encastre del palo vertical.
  • Última fase: Dos verdugos sujetaban los pies y los colocaban de modo que las rodillas quedasen dobladas. Hecho esto el verdugo de la maza le clavaba los dos pies con un solo clavo más largo que el de las manos (figura 6).

Jesús queda clavado y expuesto en la cruz con las rodillas muy dobladas, postura necesaria para que apoyándose en el clavo de los pies, y tirando de los brazos con las manos clavadas, pudiese respirar y alargar su agonía hasta la asfixia total (figura 7).

La crucifixión debió realizarse en unos 5 minutos.Jesús muerto y expuesto en la cruz. Ver el Cristo de la hermandad universitaria de Córdoba del profesor Miñarro. Todas las llagas y heridas se han hecho a escala 1/1 de las huellas de sangre que hay en la Sábana Santa de Turín.

 

 
editorial homolegens youtube

© CARLOS LLORENTE 2010 - AVISO LEGAL - INFO@LAPRIMERASEMANASANTA.COM - DISEÑO DICA